ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Un grifo de agua para 800 refugiados sirios en Líb...
04 Mar 2018 18:36 - Marta Sotres @MartaSo3

Familias sirias que huyeron de Baba Amro por la guerra en su país, sobreviven hoy en habitáculos s [ ... ]

Respira Siria, respira
05 Abr 2017 10:16 - Marta Sotres @MartaSo3

Tienen que gasearlos a centenares para que prestemos atención a su desgracia. De los bombardeos que [ ... ]

Articulos anteriores


El NO-Estado de Palestina

Palestina (Cisjordania y Franja de Gaza) no es un aún "Estado miembro" de la ONU. Sigue teniendo que conformarse con un escalón inferior, el de "Estado observador". Una condición que la Asamblea General de Naciones Unidas le otorgó en noviembre de 2012.

Así se define a sí misma la ONU: "Las Naciones Unidas son una organización internacional fundada en 1945 tras la Segunda Guerra Mundial por 51 países que se comprometieron a mantener la paz y la seguridad internacionales, fomentar entre las naciones relaciones de amistad y promover el progreso social, la mejora del nivel de vida y los derechos humanos”.

No viene mal recordar que, al contrario que Palestina, Corea del Norte, Siria o Israel sí han recibido el título de "Estado miembro". Cualquiera que conozca la situación en la que viven esos tres países entenderá que ya sólo la definición nos presenta cierta incoherencia. Ninguno de los tres encabeza la lista en cuanto a méritos en la protección de los derechos humanos ni tampoco sus acciones les convierten en embajadores internacionales de la paz.

¿Qué diferencia un “Estado miembro” de un “Estado observador"?

Un "Estado observador" puede asistir a las Asambleas Generales pero no tiene derecho a votar ni a presentar candidatos para ocupar cargos en la ONU. Cuenta con un reconocimiento limitado y se trata de un territorio cuya soberanía no está reconocida a nivel internacional. Por el contrario, un "Estado miembro" sí goza de esos derechos.

Asimismo, para ser "Estado miembro" es necesaria la aprobación del Consejo de Seguridad, en el que existe el derecho a veto (EEUU amenazaba en septiembre de 2011 con ejercerlo ante la solicitud palestina). Para ser "Estado observador", en cambio, bastará una mayoría simple en la Asamblea General, donde cada país cuenta con un voto y no hay posibilidad de veto.

Palestina, como actual "Estado observador", sí puede adherirse a las convenciones internacionales e integrarse en las agencias de la ONU como la UNESCO (de la que es miembro de pleno derecho desde 2011) o la OMS.

¿Quién apoya y quién no apoya al Estado palestino? 

En la Asamblea General de Naciones Unidas celebrada en 2012, en la que se le otorgó el actual título observador a Palestina, la votación favorable fue mayoritaria: 138 países se pronunciaron a favor, solo 9 en contra y 41 se abstuvieron.

Una mayoría de países "reconocía entonces de forma implícita la soberanía de los palestinos sobre el territorio ocupado por Israel desde 1967", asegura el director de El País, Antonio Caño. Los que dieron el "no" al reconocimiento del Estado palestino fueron Israel y Estados Unidos junto a otros países como República Checa, Canadá, Panamá, Nauru, Palau, Micronesia y las Islas Marshall.

Hace precisamente dos años de aquella votación y recientemente el debate se ha reavivado en Europa. Y si lo ha hecho ha sido, en gran medida, gracias a Suecia, que ha sido el primer país miembro de la UE que lo ha reconocido oficialmente como tal y que ha iniciado relaciones diplomáticas con los palestinos. El 29 de octubre, el gobierno socialdemócrata de Stefan Löfven se convertía en la primera ola del tsunami pro-palestino que se aventuraba en el panorama internacional.

"Algunos parlamentos europeos están debatiendo resoluciones no vinculantes que piden a sus respectivos gobiernos que reconozcan a Palestina como un Estado", sostiene Javi López en El Periódico. 

A día de hoy, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) contabiliza 135 países que reconocen un Estado palestino.

Así resumía el diario La Vanguardia la "división patente" que existe entre los países europeos al respecto:

Reconocen a Palestina: Polonia, República Checa, Hungría, Rumanía, Malta, Chipre y Suecia. El resto de países tomaron la decisión antes de incorporarse a la UE.

No la reconocen: Alemania, Holanda y Dinamarca. El caso alemán es particularmente notorio. Su relación especial con Israel hace casi inconcebible el reconocimiento de Palestina.

Lo están pensando: Francia, Gran Bretaña, Irlanda y España. El Parlamento británico ya lo hizo, el pasado 13 de octubre, con un resultado de 274 votos a favor y solo 12 en contra, lo que, sin embargo, no ha movido la posición del gobierno de David Cameron. El irlandés también lo hizo. La Asamblea francesa lo debatirá y votará la próxima semana. Y hoy el Congreso de los Diputados español votaba en sesión plenaria una Proposición no de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Socialista.

Israel y Palestina: opiniones enfrentadas

El debate sobre "el ser o no ser del Estado palestino" es uno más de los asuntos en los que discrepan israelíes y palestinos. Viven un conflicto enquistado en el tiempo y difícilmente comparten puntos de vista. Su enfoque con respecto a este debate es, como de costumbre, radicalmente opuesto:

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, no ve con buenos ojos esta nueva oleada de protagonismo para los territorios palestinos y sentencia que estas iniciativas "no hacen avanzar la paz, sino que la retrasan, porque no piden a los palestinos que deben negociar con Israel. El problema no es territorial, sino el rechazo palestino a reconocer el derecho del pueblo judío a tener su Estado".

Roza la ficción que hable de "avanzar la paz" un hombre que actualmente preside un país que separa a su población mediante un muro de hormigón y valla metálica de 723 kilómetros.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, asegura que esta medida "no pretende deslegitimar a Israel sino legitimar a Palestina" en su lucha contra la ocupación israelí.

Imprimir Email