ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Un grifo de agua para 800 refugiados sirios en Líb...
04 Mar 2018 18:36 - Marta Sotres @MartaSo3

Familias sirias que huyeron de Baba Amro por la guerra en su país, sobreviven hoy en habitáculos s [ ... ]

Respira Siria, respira
05 Abr 2017 10:16 - Marta Sotres @MartaSo3

Tienen que gasearlos a centenares para que prestemos atención a su desgracia. De los bombardeos que [ ... ]

Articulos anteriores


“Matar” de frío a los refugiados sirios

Les están “matando” de frío, no basta con decir que están “muriendo”. El matiz es importante. Porque ser refugiado no fue decisión suya. La opción de formar parte del mayor movimiento de población desde hace décadas y de la mayor huida del siglo XXI no fue ni mucho menos voluntaria. La violencia del conflicto en su país les golpeó y les obligó a hacerlo. Un golpe que repercutió en cerca de 10,8 millones de vidas, es decir, en la mitad de la población siria.

Se menciona que el gélido temporal ha causado la muerte de al menos diez refugiados en los últimos días. Pero el frío no es ni muchísimo menos el principal culpable de que se hayan congelado sus vidas. El frío no les hubiera matado si hubiesen podido combatirlo desde sus hogares y no desde tiendas de campaña, el frío no hubiera sido más fuerte que la lucha de estas víctimas si éstas no hubiesen sido debilitadas por la amenaza armada en su país de origen. No es honesto culpar a la climatología (también víctima) de los actos perpetrados por el ser humano.

A estas diez personas y a los más de 200.000 fallecidos, según las cifras de la ONU, los ha empujado a la muerte la guerra en Siria y un régimen heredado que desoyó y aplastó el reclamo de libertad de su gente mucho antes del año 2011. Un Gobierno que no dudó en silenciar las protestas ciudadanas lanzando barriles de TNT sobre vecindarios enteros y con ataques químicos como el de al-Ghouta. Víctimas de una ola desmedida de violencia entre combatientes de ambos bandos que alcanzó a toda una población civil. Precio altísimo para una, por el momento, frustrada Revolución.

  Campo de refugiados Zaatari, Jordania. Fuente: Twitter @ZaatariCamp.

Niños del campo de refugiados Zaatari, Jordania. Fuente: Twitter @ZaatariCamp.

Campo de refugiados Zaatari, Jordania. Fuente: Twitter @ZaatariCamp.

 

No ha sido ‘Huda’ o ‘Zina’, la poderosa tormenta invernal que ha azotado recientemente Oriente Medio, la que ha situado en los países colindantes como Líbano, Turquía o Jordania, a muchos de los más de 3,2 millones de refugiados sirios.

Tampoco los fuertes vientos de 70 kilómetros por hora ni las tormentas de nieve y granizo han arrastrado a los más de 7,6 millones de desplazados por el interior del país sirio.

Ni la una ni los otros han sido el factor causante de las muertes sino un agravante, que evidencia ante los ojos del mundo, la situación de indefensión en la que se encuentra sumido un pueblo entero.   

El Gobierno interino de la oposición siria hizo un llamamiento de urgencia el día 8 de enero. Pedía la intervención inmediata de la comunidad internacional para reducir los efectos del temporal de nieve en Siria y en los países vecinos; en especial en los campamentos de refugiados del Líbano y de Jordania. Pero el grito de auxilio, como era de prever, no ensordeció al mundo, que ya está algo sordo e inmunizado ante el dolor ajeno. Aunque algo más afinado parece estar su oído cuando los gritos retumban en Europa (véase el reciente y lamentable ataque a la revista satírica Charlie Hebdo).

La situación no deja de agravarse y el panorama es de lo más desalentador: las organizaciones internacionales han reducido sus ayudas ante las dificultades de financiación y el invierno continúa acechando. Mientras tanto, la desgracia sigue campando a sus anchas, con total impunidad, en las vidas de miles de ciudadanos sirios. 

¿Cómo puedo “abrigar” a los refugiados sirios?

Refugiados sirios relatan lo doloroso que resulta no poder ofrecer a sus propios hijos una prenda de abrigo o unos zapatos para ayudarles a combatir el frío. Nadie es capaz de sobreponerse a un frío congelador con sandalias y jersey fino. Ni un sirio ni un español ni ningún ciudadano del mundo.

Las dimensiones de esta tragedia humanitaria nos superan emocionalmente a todos. Pero está en nuestras manos combatir sus consecuencias. Rozando ya los cuatro años de guerra, a los civiles sirios ya no les quedan recursos para hacerlo.

El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, calificó la situación de "catastrófica" y señaló que la comunidad internacional debe tomar conciencia y salvar las vidas de los sirios. Pidió a "todos aquellos que puedan ayudar" que lo hagan, tanto si es individualmente, como si son organizaciones o Gobiernos.

Estas son sólo algunas de las organizaciones que están enviando actualmente ayuda para combatir la situación crítica de los refugiados sirios:

 

UNICEF/PMA: Campaña: “Protege del frío a los niños en los campos de Za’atari y Azraq”


ACNUR: Campaña: “Un colchón y una manta por 20€”


Human Appeal: “Sé un salvador de vidas. Hace demasiado frió para no ayudarles”


Mosaic´s Facing Zeina Storm. Mosaic Winter Appeal

 

Imprimir Email