ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Un grifo de agua para 800 refugiados sirios en Líb...
04 Mar 2018 18:36 - Marta Sotres @MartaSo3

Familias sirias que huyeron de Baba Amro por la guerra en su país, sobreviven hoy en habitáculos s [ ... ]

Respira Siria, respira
05 Abr 2017 10:16 - Marta Sotres @MartaSo3

Tienen que gasearlos a centenares para que prestemos atención a su desgracia. De los bombardeos que [ ... ]

Articulos anteriores


En Siria se respira la muerte

Esa madrugada en Guta, el simple hecho de respirar les mató. El gas sarín contaminó el oxígeno que inspiraban sus pulmones aquel fatídico 21 de agosto. Más de 1.400 personas pagaban con su vida en Siria la matanza humana más cruenta del año 2013 y el peor ataque químico en el último cuarto de siglo.

Otras 3.000 sufrirían a partir de ese momento las secuelas del gas nervioso que se expandió silenciosamente por sus casas mientras dormían para arrebatarles el control de su sistema de transmisiones neuronales y empujarles hacia la asfixia.

A un 30% de las víctimas no sólo le despojaron de sus sueños, sino de una infancia que se perdía antes de tiempo entre el dolor y la injusticia. La brutalidad de la guerra sellaba su inocencia y desbordaba sus miedos.

 

En cuestión de minutos, familias enteras se debatían entre la vida y la muerte presentando “síntomas neurotóxicos como convulsiones, salivación excesiva, pupilas dilatadas, visión borrosa y dificultades respiratorias”, según relataba entonces desde la zona el director de operaciones de Médicos Sin Fronteras, Bart Janssens.

No era la primera vez que el régimen sirio de Bashar Al-Assad empleaba armamento químico contra la población civil, pero el ataque en el área agrícola de Guta (o Al-Ghouta), situada en el cinturón de la capital Damasco, conmocionó al mundo. Un par de días.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) envió entonces un equipo de inspectores con la misión de que certificasen sobre el terreno el uso de este tipo de armas prohibidas.

Con los resultados del informe en mano, el Secretario General, Ban Ki-moon, advirtió en septiembre ante el Consejo de Seguridad del "uso confirmado más significativo de armas químicas contra una población civil desde el llevado a cabo por el ex dictador iraquí Saddam Hussein en la ciudad iraní Halabja” en 1988, durante la guerra Irán-Irak, que se saldó con más de 5.000 muertos.

El régimen sirio se comprometió, en una maniobra posterior de despiste, a poner bajo control de la comunidad internacional su arsenal químico.

Las últimas armas de estas características declaradas (por el propio régimen) salieron en junio de 2014 de su territorio.

Las que no fueron declaradas siguen destrozando vidas civiles dentro del país. A principios de este mes de agosto, la ONU aprobó una resolución que llama a investigar las denuncias de nuevos ataques con sustancias químicas.

En definitiva, en el segundo aniversario del ataque químico en Guta que hoy se recuerda, el único mensaje que queda para todas las víctimas de aquella y otras masacres, es que, en el quinto año del conflicto, en Siria se sigue respirando la muerte.   

 

Vídeos: Ataque químico de Guta (Damasco) - CONTENIDO GRÁFICO +18

      

             

 

 

Fuente de la foto: Reuters 

Imprimir Email