ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Un grifo de agua para 800 refugiados sirios en Líb...
04 Mar 2018 18:36 - Marta Sotres @MartaSo3

Familias sirias que huyeron de Baba Amro por la guerra en su país, sobreviven hoy en habitáculos s [ ... ]

Respira Siria, respira
05 Abr 2017 10:16 - Marta Sotres @MartaSo3

Tienen que gasearlos a centenares para que prestemos atención a su desgracia. De los bombardeos que [ ... ]

Articulos anteriores


En Siria se respira la muerte

Esa madrugada en Guta, el simple hecho de respirar les mató. El gas sarín contaminó el oxígeno que inspiraban sus pulmones aquel fatídico 21 de agosto. Más de 1.400 personas pagaban con su vida en Siria la matanza humana más cruenta del año 2013 y el peor ataque químico en el último cuarto de siglo.

Otras 3.000 sufrirían a partir de ese momento las secuelas del gas nervioso que se expandió silenciosamente por sus casas mientras dormían para arrebatarles el control de su sistema de transmisiones neuronales y empujarles hacia la asfixia.

A un 30% de las víctimas no sólo le despojaron de sus sueños, sino de una infancia que se perdía antes de tiempo entre el dolor y la injusticia. La brutalidad de la guerra sellaba su inocencia y desbordaba sus miedos.

Continuar leyendo

Imprimir Email

Cuatro miradas de la juventud siria sobre su revolución

Después de cuatro años de conflicto, hay ciudadanos sirios que prefieren no mirar atrás. Al hacerlo solo encuentran dolor, tragedia y una frustración que consume sus fuerzas. Hay otros, sin embargo, que aún no han perdido toda esperanza y que siguen luchando convencidos de que a Siria le espera algo mejor.

Entrevistamos a cuatro jóvenes. Todos ellos, hijos de emigrantes sirios que, a principios de los años 80, abandonaron su país natal en busca de otra vida. Ala Alsoory, desde Amman, Suzanne Zaura, desde Madrid y Abdul Karim y Durry Syouffi desde Granada y Valencia respectivamente, nos prestan su mirada para entender el significado de su revolución en este cuarto aniversario. ¿Qué ha sido de ella? ¿Qué ha cambiado desde marzo de 2011? ¿Qué futuro le espera a Siria?

Continuar leyendo

Imprimir Email

“Matar” de frío a los refugiados sirios

Les están “matando” de frío, no basta con decir que están “muriendo”. El matiz es importante. Porque ser refugiado no fue decisión suya. La opción de formar parte del mayor movimiento de población desde hace décadas y de la mayor huida del siglo XXI no fue ni mucho menos voluntaria. La violencia del conflicto en su país les golpeó y les obligó a hacerlo. Un golpe que repercutió en cerca de 10,8 millones de vidas, es decir, en la mitad de la población siria.

Se menciona que el gélido temporal ha causado la muerte de al menos diez refugiados en los últimos días. Pero el frío no es ni muchísimo menos el principal culpable de que se hayan congelado sus vidas. El frío no les hubiera matado si hubiesen podido combatirlo desde sus hogares y no desde tiendas de campaña, el frío no hubiera sido más fuerte que la lucha de estas víctimas si éstas no hubiesen sido debilitadas por la amenaza armada en su país de origen. No es honesto culpar a la climatología (también víctima) de los actos perpetrados por el ser humano.

Continuar leyendo

Imprimir Email

Las peores masacres del conflicto sirio

Las esperanzas de que el conflicto en Siria finalizase pronto se esfumaron como la pólvora a medida que las armas se tornaron protagonistas. Hoy, a tres meses de cumplir los cuatro años de guerra, la situación sigue enquistada y la paz parece arrodillarse en una metafórica rendición ante la brutalidad. 

Si en algún momento esta cruenta guerra terminase, echar la mirada hacia atrás impediría sentir por ello algún sentimiento positivo. Aunque las armas bloqueasen el gatillo, las consecuencias que ya han dejado a su paso, imposibilitarían al pueblo sirio sentir un verdadero alivio.

La guerra es sangrienta mientras dura y trágicamente dolorosa cuando perdura. Siria, desgraciadamente, ya es experta en ambas. Desde el primer día de este conflicto (15-03-2011) sufre en primera persona la tiranía de un régimen obcecado por el poder y que pretende mantenerse en él a cualquier precio; aunque ello le suponga apilar a su pueblo en montañas de cadáveres.

Continuar leyendo

Imprimir Email

La muerte silenciada de los sirios

 
"So when you want to make a change, as long as you’re talking about a national problem, every Syrian must have a say in it".
“Cuando quieres hacer un cambio, siempre y cuando se esté hablando de un problema nacional, cada ciudadano sirio debe ser partícipe del mismo”.
Bashar al-Assad, presidente de Siria.

Hace casi cuatro años los ciudadanos sirios quisieron opinar sobre su futuro. La ola transformadora con la que soñaban, contagiados por la ‘primavera árabe’, les arrastró con más fuerza que nunca a la calle. El hartazgo y la indignación (que hervía en Siria desde mucho antes), se hacían visibles aquel marzo de 2011 en actos de protesta por todo el país.

Continuar leyendo

Imprimir Email

El humor y el Islam, de luto tras el ataque a Charlie Hebdo

Ahmed, Elsa, Franck, Frédéric, Michel, Mustapha, Honoré, Tignous, Bernard, Charb, Wolinski y Cabu. Son los nombres de las doce personas que fueron asesinadas este miércoles a sangre fría por el islamismo radical en París. Doce vidas que quedarán en el recuerdo de todos como el coste injusto de la lucha por la libertad de expresión en la actualidad.

Para los tres asaltantes extremistas que irrumpieron a tiros en la redacción del satírico semanario francés, Charlie Hebdo, la muerte de todos ellos “vengaba al profeta”, cuya imagen había sido, desde su punto de vista, manchada y ofendida por las caricaturas publicadas por el medio. Pero, acaso se plantean ellos ¿qué clase de imagen proyectan de su profeta ofreciéndole asesinatos como muestra de fidelidad religiosa?

Continuar leyendo

Imprimir Email

Pedazos de una guerra: el patrimonio sirio

Más de 200.000 vidas han sido destrozadas durante los casi cuatro años de guerra que arrastra Siria. Para aquellos que tan sólo ven cifras, la mención es fácil. Para quienes se plantean profundizar en su significado, en sus consecuencias diarias e individuales, la tarea ya no resulta tan sencilla. El subconsciente de los primeros quizá prefiera dejarlo en un mero número y almacenarlo como un borrador en la carpeta de la “empatía” del disco duro de su memoria.

Ponerse en la piel de gente desconocida víctima de un contexto bélico es complejo. Es algo parecido a forzarte engañando a tu mente para que, en vez de en un entorno paradisíaco, te imagine en una calle destruida y vacía. Para que te aproxime a sentir la soledad y el vacío existencial o para acercarte a entender la dimensión del dolor humano cuando un proyectil escoge, frente a ti, partir en dos la vida de un ser querido. Hay determinadas fases del dolor para las que psicológicamente nunca estaremos preparados.

Continuar leyendo

Imprimir Email